Connect with us

Hi, what are you looking for?

Uncategorized

Eliminatorias mundialistas al estilo del fútbol, un éxito para el baloncesto

Para un aficionado al baloncesto, cualquier comparación con el fútbol es odiosa, es uno de los pecados capitales. Sin embargo, no podemos negar que las clásicas «fechas FIFA» son un éxito total para los aficionados, para los futbolistas, para las cuentas bancarias de las federaciones nacionales y, por supuesto, para las arcas de la FIFA. Es por eso, que la Federación Internacional de Baloncesto les echó un ojo y empezó a estructurar un formato similar para la Copa Mundial 2019 que se celebrará en China.

Atrás quedaron los Premundiales que generaban expectativa, pero duraban apenas unos cuantos días y se jugaban en una sede, evitando que los aficionados pudieran disfrutar de ver a su selección en casa. A partir del 2017, FIBA estrenó el nuevo formato de clasificación que está formado por seis ventanas y tiene una duración de dos años. Cada ventana está formada por dos o tres encuentros, jugados en menos de una semana.

La experiencia 

Para experimentar el novedoso formato de clasificación, me fui a cubrir el encuentro del grupo F de eliminatorias europeas entre Finlandia y Bulgaria que se celebró en el Helsingin Jäähalli, un estadio ubicado en la capital finlandesa que sirve como escenario principal del HIFK, uno de los equipos más históricos del hockey local. A pesar del intenso frío (cerca de 15 grados bajo cero), el público se hizo presente a un escenario decorado con las banderas azul y blanco de la «Nación del Lobo».

Las afueras del Helsingin Jäähalli previo al inicio del encuentro

Luego de entrar al estadio, pude sentir en el ambiente la importancia del encuentro para los locales. A pesar de no contar con sus máximas estrellas: Lauri Markkannen (Chicago Bulls) y Petteri Koponen (FC Barcelona); los jugadores y los aficionados sabían que era un partido que no se podía perder. Finlandia venía de sufrir dos derrotas consecutivas y apenas sumaba una victoria, precisamente ante los búlgaros por marcador de 82-80.

El press kit con la información de ambos equipos

A minutos de empezar el ambiente estaba puesto, más de 5 mil personas presentes, la gran mayoría para alentar a los locales. A pesar de que el público finlandés no es el más apasionado del mundo en ningún deporte, se pudo sentir el apoyo desde la grada. Un apoyo que se hizo presente a nivel mundial durante la segunda ventana, al menos 300 mil personas vieron a sus selecciones en los 72 encuentros que se disputaron.

El encuentro inició con un equipo finlandés destapado que tomó una rápida ventaja de 7-0, aunque Bulgaria reaccionó y cerró el cuarto con ventaja de cuatro puntos, 12-16. En el segundo cuarto, los locales se destaparon y marcaron 7 de 13 en triples, que pusieron a vibrar al jugador número 6 de la cancha. Los lobos se fueron al descanso con la ventaja de 10 puntos.

El 6 es uno de los símbolos de la selección de Finlandia, representa a sus aficionados

El tercer cuarto se jugó con una intensidad impresionante y con rachas de ambos equipos. Los búlgaros iniciaron con un 7-0 y emparejaron el encuentro que se fue al último cuarto con el marcador con ventaja para los visitantes, 58-60. Con siete minutos por jugar, Bulgaria tomó la ventaja de seis puntos y cuando parecía que Finlandia caería al último lugar del grupo apareció un superhéroe, el base que milita en el club Nanterre 92 de Francia, Jamar Wilson. El nacido en New York, se puso el equipo al hombro y selló la victoria de su equipo con una jugada personal, digna de basket callejero.

Finlandia ganó el partido 75-70 y sumó su primera victoria en casa, un premio merecido para una de las aficiones más fieles que he visto en mi vida. Sin importar los errores o los aciertos, el público finlandés siempre se mantiene apoyando y recriminando muy pocas cosas a sus atletas, algo que forja una buena unión entre ambos bandos. Al finalizar el encuentro, tuve la oportunidad de ver una pequeña muestra de esa conexión, Shawn Huff salió corriendo para firmar unos autógrafos a unos niños que se encontraban a unos cuantos metros de distancia.

El encuentro entre Finlandia y Bulgaria terminó siendo un gran espectáculo deportivo y, a pesar, de que el formato sigue teniendo algunos detalles por corregir, tengo que admitir que copiar lo que hace el fútbol con las eliminatorias mundialistas ha sido un éxito total para el baloncesto en muchos aspectos. ¡Enhorabuena FIBA!

 

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede gustar

Historias

El fútbol femenino en Guatemala nació en 1950 gracias a Marina Hernández, una mujer que tuvo la idea de formar la primera asociación de...

Uncategorized

El AFC Ajax es uno de los clubes más importantes y ganadores de Europa, también uno de los más históricos con 119 años de...

Uncategorized

La franja y los colores en la camiseta de la selección nacional ha sido un sello durante toda la historia, pero no todas son...

Uncategorized

Comunicaciones FC tiene una larga historia en el futbol de Guatemala y varios acontecimientos los han llevado a convertirse en el club más grande...